EAT: el colegio público de Maipú que apuesta por la formación artística

EAT: el colegio público de Maipú que apuesta por la formación artística

“Éste no es un colegio normal”, asegura el profesor Camilo Serra, porque “en los recreos hay jóvenes bailando, tocando música, con ropa de calle”. Así es la Escuela de las Artes y la Tecnología, EAT, de Maipú, donde el énfasis no está en el aprendizaje tradicional y estandarizado, sino en el desarrollo de habilidades y talentos artísticos.
En el EAT buscan la formación integral, es decir, que cada estudiante desde séptimo básico aprenda Matemáticas y Lenguaje y que en paralelo practique disciplinas artísticas. En la enseñanza media, escogen una de las cuatro especializaciones: danza, teatro, música o artes visuales. Igual que un liceo técnico, pero de arte.

Rubén Mercado, asesor educativo del Centro de Liderazgo Educativo de Educación 2020, celebra este proyecto, porque “en vez de aumentar, la educación artística en Chile está desapareciendo. El academicismo de Matemática y Lenguaje impide una formación integral”. Además, opina que “no tiene por qué existir sólo la educación científico humanista o técnica, los jóvenes pueden dedicarse profesionalmente al arte”.

Colegio heredado

Este colegio público nace hace tres años, como herencia de otro proyecto, el colegio Emaús. La Escuela heredó la infraestructura y a los alumnos antiguos y le dio su cariz artístico. El problema: el espacio es muy pequeño para construir y ampliarse, requisito indispensable para potenciar la formación artística de los cursos mayores.

Pero eso no los desanima, porque cuentan con el apoyo de la corporación municipal de Maipú, CODEDUC, que se comprometió a construir en dos años un nuevo edificio, con salas para la teoría y práctica artística de la Escuela.
¿Qué la distingue de otros proyectos, como el Liceo Experimental Artístico? Serra explica que su objetivo es que cada joven que egrese del establecimiento desarrolle el pensamiento crítico, no sólo en las artes, sino en cualquier área. Además, su sello es vincular a los estudiantes con el ambiente artístico. “Para egresar, deben presentar una obra en un teatro o espacio profesional, como un MORI”, agrega.

“El colegio perfecto”

Todas estas iniciativas han despertado el interés de Maipú por el proyecto. “Hicimos un catastro y casi el 70% de nuestra matrícula actual proviene de colegios privados o particulares subvencionados. El resto viene de municipales, incluyendo al Liceo Nacional de Maipú. Somos una real opción de educación en la comuna”, afirma Serra.

Es el caso de Paula Ortega, alumna de séptimo básico, que se cambió desde el Colegio Anglo Maipú a la EAT. “El otro colegio era muy estricto. Aquí hay muy buen ambiente, puedes hacer arte en los recreos y cada uno se expresa libremente”.

Fuente: www.educacion2020.cl